Posts Tagged ‘Zapata’

Willy Toledo de cal, Willy Toledo de arena

08/03/2010

Al César lo que es del César. Willy Toledo ha mostrado su arrepentimiento por haber ofendido a la memoria y a los familiares de Orlando Zapata, a quien ha pasado de calificar de delincuente común a adornar con un “Don”. Me parecen oportunísimas sus disculpas, aunque más bien motivadas por el miedo a la marejada levantada que por el convencimiento de su error. Digo esto, porque en un texto explicativo enviado a El Mundo, el actor pasa de soslayo sobre el caso concreto del disidente (porque aunque le pese, Orlando era uno de los 55 presos de conciencia adoptados por Amnistía Internacional en Cuba) y pone en marcha una contraofensiva donde denuncia la continua violación de los Derechos Humanos en España. Qué sí, Willy, que estoy totalmente de acuerdo contigo, pero no es de recibo que utilices la estrategia del “tú más” para defender -u omitir la condena- al dictatorial régimen cubano. Habría que dejarse de mariconadas y denunciar las injusticias en cualquier rincón del mundo y no utilizar diferentes raseros con tal de justificar el ideal de revolución que en algún momento encarnó el Estado cubano. Entiendo que te ofenda que los representantes políticos de España, un país donde, como tú bien dices, no se respetan los derechos de los indefensos inmigrantes, se llenen la boca de dedos señaladores, de lenguas ladradoras, de cuchillos acusadores contra la isla caribeña, isla en todos los sentidos, pero no defiendas lo indefendible. Arrancas tu carta con la frase de Tácito: “Raros son esos tiempos felices en los que se puede pensar lo que se quiere y decir lo que se piensa” Cierto Willy, pero si piensas algo y lo dices, apuchina con las consecuencias y no des disculpas de ciego.

Demos voz al pueblo y no a su yugo: Visita el blog de Yoani Sánchez

Anuncios

Guillermo Toledo y viva Cuba

03/03/2010

No hay nada más saludable para una sana relación entre artista y consumidor que la total ignorancia de éste sobre la vida privada de aquél. Esto lo digo porque a partir de ahora no volveré a ver con los mismos ojos una película protagonizada por Guillermo Toledo, “Willy” para los amigos. Y es una pena. Me divertía a lo grande con su pasmosa naturalidad para la comedia y ahora, de repente, el actor se convierte en el villano de una tragedia indigesta. Sólo un “tonto útil”, como alguien definió al actor en una tertulia televisiva, puede defender a cualquier precio las actuaciones del régimen castrista. Guillermo Toledo ha demostrado que tiene dos sospechosas varas de medir, porque, mientras Aminatu Haidar es una santa que debería subir a los cielos en primera clase, califica a Orlando Zapata, disidente cubano asesinado por una huelga de hambre, como un delincuente y terrorista que debería caer a plomo sobre el fuego del infierno. Hoy, el cómico que ha perdido la gracia se ha quejado de que los medios de comunicación no han respetado su libertad de expresión. Querido Guillermo, es muy probable que si vivieras en Cuba un coche lleno de cobardes hubiera visitado tu casa a las 4 de la mañana. Qué pena. Deseo de corazón que estés en posesión de unas razones poderosas acompañadas de una verdad que todos desconocemos. Qué pena.

Orlando Zapata Tamayo

25/02/2010

Si pudieras levantar la cabeza, che, enseguida volverías a tu tumba, llorando y conteniendo a duras penas el vómito. No es justo cómo se truncan los sueños con la herrumbre del tiempo. Porque los días, si no se cuidan, se van agriando, van tomando un tono rancio de pasado, se convierten en un llanto continuo y mitigado, y la utopía nunca abandona su condición. Los que aún creemos en la Revolución no somos más que soñadores porque conocemos la carne corrompible del Hombre, pero aún así, fabricamos vendas urdidas con sonrisas infantiles, y nos duele un poco menos. Qué injusto, che, no disponer de tu pluma para sembrar orden en el caos. Qué injusto se ha vuelto el mundo desde que no estás, tú que creías que la cosa no podía ir a peor, que no podía ser más fluida la sangre derramada por América Latina, tú que eras la voz y la esperanza. Cuba, vírgen corrompida, se muere y el Imperio afila sus dientes hambrientos. Tú ya sabías que la Coca Cola reinaría, pero nunca pensaste en el suicidio de un sueño. Mueran los tiranos! Vivan los cronopios! Dame la mano, recemos, cada uno a su dios, por Orlando Zapata Tamayo. Recemos, cada uno a su asqueroso y malcriado dios, por la Revolución. Descansen en paz.


A %d blogueros les gusta esto: