Posts Tagged ‘PP’

Basura

13/11/2013

Esto no es un artículo, es un sincero agradecimiento a Ana Botella por ofrecernos la mejor de las metáforas imaginables de lo que el PP está haciendo con este país. A pesar de la sobreabundancia de estímulos visuales a la que estamos sometidos cada día, una imagen sigue valiendo más que mil palabras, y esas calles de Madrid infestadas de desperdicios, que también las alimañas que llenan el Congreso tienen que sortear diariamente, cumplen a la inversa la misma función que, por ejemplo, un retablo religioso. Si éste ilustraba a los pobres mortales que no sabían leer sobre la grandeza de Dios y del correspondiente mecenas de la obra, las actuales aceras madrileñas descubren al despistado ciudadano lo que realmente está ocurriendo en esta cada vez más reseca piel de toro, y se convierten en la perfecta ilustración de las políticas del Gobierno de Rajoy. Y no sólo lo digo yo, que ya hasta la UE se cansa de tanta rubbish.

P.D.: Los madrileños me dirán que las metáforas no huelen, y con razón.

Anuncios

Dejad de hurgar

27/07/2012

¿Acaso las únicas promesas de vuestro programa electoral que vais a cumplir son las que van contra el sentido común y contra el bienestar real de la gente?

No sois más que unos viscosos seres añorantes de tiempos oscuros.

Las incongruencias del PP (en busca del pasado añorado)

11/04/2012

En el Partido Popular se han vuelto locos, así parecen indicarlo las decisiones que han tomado últimamente, que vienen a contradecir sus ideales de una España grande y libre. En una de las peores crisis económicas que se recuerdan en esta piel de toro raída, casi transparente, Rajoy toma la decisión de nombrar ministro de economía a Luis de Guindos, quien en su día fuera presidente de Lehman Brothers en España y Portugal, el banco de inversión que está en el epicentro de la paupérrima situación financiera en que está sumido el mundo. Pero bueno, de eso ya se ha hablado muchísimo, lo mismo que de Cristóbal Montoro -ministro de Hacienda- y su relación con el caso Gescartera cuando dirigía las cuentas del Estado durante el Gobierno de ese mesías salvador de cabras legionarias e imaginarios arsenales irakíes llamado Aznar, así que no voy a ahondar en tan sabias decisiones, con aroma de Cirio Pascual y Opus Dei (¿o debería decir Die, dado el estado del sector de la construcción?) y me voy a centrar en las contradicciones existentes entre sus planes y lo que ellos consideran la base de cualquier sociedad: La familia, la familia de matrimonios entre hombre y mujer, faltaría más.   Todo se resume en tijeretazos torpes, palos de ciego de doble filo justo donde menos falta hace. Si recortamos en I+D+i, todos aquellos científicos con la más mínima posibilidad de desarrollar una carrera, no dudarán en cruzar esa frontera que cada vez nos acerca más a África y nos aleja de Noruega. Si recortamos en Sanidad, todos aquellos matrimonios -de cualquier signo- buscarán los mejores servicios para su descendencia, aunque ello signifique cambiar un entorno que se está volviendo cada vez más hostil por un futuro de bienestar en que el idioma español acabe siendo un recuerdo.  La única medida adecuada a sus planes de regresar al pasado de la España que tanto añoran parece el recorte en Educación, ya que si ésta empeora, no habrá científicos preparados cuya única posibilidad sea emigrar, ni habrá -dentro de una generación- padres preocupados por la constante devaluación de la calidad de los servicios, pero sobre todo no habrá colegios públicos que fomenten el pensamiento crítico, lo que acaba perpetuando la estupidez de los gobernantes. Cuando, gracias a la reforma laboral y a otras torpes medidas para mantener contentos a Merkel y a sus jefes los mercados, este país retroceda definitivamente 40 años, el PP habrá conseguido su objetivo: 80 millones de españoles procreando sin parar, adorando a los messis y ronaldos venideros y rezando a la vera del profesor, mirada alta hacia el crucifijo, por la patria y la eterna vida de los sabios que nos gobiernan.

No habrá que ir a Laponia a trabajar ni monstruos como Alicia Sánchez-Camacho (la misma que envidia los labios de esas razas que considera inferiores) tendrán que expulsar emigrantes de una Cataluña donde estará proscrita la rica lengua catalana, porque, sencillamente, no se permitirá la entrada en nuestro territorio a aquellos que no demuestren que por sus venas corre sangre roja y gualda.

Algunos piensan que exagero, pero grandes luchadores por los derechos sociales recientemente fallecidos volverían a su tumba, a por refuerzos, al comprobar el retroceso bestial que en sólo unos meses ha sufrido este país.

A pesar de todo soy optimista, pero de momento ya me he apuntado a clases de inglés, francés y alemán. Ah, y de catalán, sólo por fastidiar.

“Puto socialista, maricón”

23/11/2011

Cuanto más viejo me hago, menos personas, instituciones, organismos, gobiernos y, por supuesto, políticos me representan. El PP ha ganado las elecciones en España, como era previsible, ya que en tiempos de crisis la derecha asciende como burbujas de champán rancio; si repasamos la historia… no, mejor no la repasamos, un escalofrío me recorre.

Sin entrar en interpretaciones políticas, Viggo Mortensen, que protagoniza una obra de teatro en Madrid, debió de pensar que algo no va bien en nuestro país (¿habrá que decir “nuestra patria” a partir de ahora?) al ser abordado por unos jóvenes portadores de banderas azules en la calle Génova. Cuando el actor, poeta, músico, pintor, rechazó los estandartes adornados por una gaviota y una doble pe que los chavales le ofrecían, éstos le obsequiaron con un amable “puto socialista, maricón”. Mortensen, cuya inteligencia le permite actuar con indiferencia ante una exaltación tan soez como patriótica, debió de pensar que Freud, último personaje al que interpreta en la gran pantalla, tendría un excelente campo de actuación con estos jóvenes cargados de semen hasta las cejas, la bandera de España en la solapa y que siempre están al pie del cañón para defender las más nobles causas, como la lucha contra el aborto, la virginidad prematrimonial, la erradicación del condón en los países del tercer mundo o el combate a favor de una educación religiosa. Son pertinaces y lo mismo apoyan a Rajoy en un balcón del castillo de los Monster que al Papa en la Jornada Mundial de la Juventud. Sus brazos, desarrollados por el onanismo culpable, siempre están disponibles para portar la bandera de la salvación, aunque algunos se resistan a aceptarla.

Por supuesto, estos energúmenos no representan a todos los militantes del Partido Popular, por suerte.


A %d blogueros les gusta esto: