Posts Tagged ‘El País’

Página en blanco

17/12/2013

No puedo más, a este paso me voy a morir de hambre, así que he decidido darme de baja de mi servicio de Internet

Nunca he sido lo que se dice un escritor prolífico -ni mucho menos llego a la productividad de la que alardeaba Stephen King en una entrevista publicada el pasado domingo por la revista dominical de El País, que recomiendo-, pero hubo una época en que mis escritos me alimentaron, y no me refiero al alma, sino a irme a la cama con una sopa caliente en el estómago, porque, incluso con el pecho henchido de poesía y emoción, uno, si no come, se puede morir de inanición.

Yo iba entregando mis creaciones a mi editor y éste iba financiando mis caprichos de anacoreta capitalista. Cumplía, casi siempre, los plazos de entrega y cuando no lo hacía era a causa de la especial opacidad que la página blanca me había mostrado los días anteriores. ¿Qué escultor de negro sobre blanco no ha conocido alguna vez la tiranía del folio desierto? Se trata de una lucha de la que, si no desesperas, sales generalmente triunfante, sin entrar a valorar la calidad del resultado.

El problema ahora es que cuando me concentro en lanzar una llamada a las Musas y éstas -tan distraídas ellas siempre- tardan en contestar, mis ojos, que antes se ufanaban en traspasar la blanqueada celulosa, se van, ahora que sobrevuelan un mundo de píxeles e impulsos eléctricos, hacia un simbolito presidido por una “G”, con la estúpida idea de que el buscador Google nos va a dar -a mis cansados ojos y a mí- una brillante idea para que la desarrollemos. Falso!, no caigáis en la tentación, porque acabaréis, como yo, consultando el precio de los artilugios más inverosímiles o, mucho peor, mirando ofertas increíbles de páginas de autoedición.

Aprecio a mi agente literario de toda la vida, así que, adiós Internet, hola vieja Olivetti!

P.D.: Seguiré nutriendo este blog desde el papel, tan blanco, tan puro él.

Anuncios

Hipotecados por el demonio

13/12/2010

Uno es consciente de que no tiene nada interesante que decir, sobre todo porque dentro de un millón de años el eco de la risa cósmica apagará cualquier inmerecida inmortalidad. Por eso, uno encuentra cada vez menos explicación a los millones de blogs que interpretan las mismas cosas una y otra vez. Para mí nada tiene sentido sino la reproducción de aquellas circunstancias que ayudan a conseguir lo que yo entiendo por una vida digna, una vida cegada por el mínimo oscurantismo posible. Y cómo se consigue eso? pues leyendo mucho e impregnándose de los creadores de mente preclara que, casi sin esfuerzo, desgajan la realidad y no las presentan en bandeja para que sólo tengamos que rumiarla. Uno de esos creadores es Forges (compañero de viñeta del otro gran desgajador actual: El Roto), cuya aportación a El País de hoy quiero dejaros aquí:

Especie protegida

16/04/2010

De nuevo el humor es el cuchillo que abre nuestras conciencias. Si ya en más de una ocasión he hablado de El Roto y sus magníficas viñetas, hoy me decanto por otro de los humoristas-sociólogos-destapamiserias con los que cuenta El País para su más ácida visión de la realidad. Se trata de Erlich y de nuevo sobra cualquier comentario:

¡Para cagarse!… en 32,68 segundos

09/04/2010

Citando a medios de comunicación italianos, El País nos cuenta que los trabajadores de una sucursal milanesa de la multinacional Ikea han denunciado a la empresa sueca por todo tipo de abusos, entre los que destaca el “olímpico” acoso que consiste en cronometrar las visitas al baño que hacen los trabajadores. Sí, han leído bien, si alguno de ustedes tenía previsto enviar un curriculum al departamento de Recursos Humanos de la famosa empresa, ha de saber que deberá estar en plena forma física para ser capaz de ir a hacer sus necesidades fisiológicas en un tiempo razonable y así no perder su trabajo. Yo ya sabía que el mundo no regía muy bien, pero la crisis lo ha vuelto completamente loco. Las prisas nunca han sido buenas consejeras y a mí me apetece tomarme la vida con tranquilidad, por lo que pido una pequeña parada para apearme de este planeta que cada día me estresa más. Pero antes voy al baño, no tardo nada…


A %d blogueros les gusta esto: