El oficio de escritor

Quién no ha oído hablar de la magia de la escritura, del abismo del folio en blanco, del alimento espiritual que el escritor se procura a sí mismo, y de una larga serie de preceptos que intentan nutrir la romántica idea del arte por el arte?

Que si yo escribo para mí mismo, que si no me influyen las críticas, que si no quiero ganar dinero con la pureza de mis letras, que si no me importa acabar sólo, loco y despreciado, bla, bla, bla… Mentiras, mentiras, gordas mentiras, proclamo! (me encanta dramatizar).

Un escritor sin ego está tan condenado al fracaso como aquel carente de talento. Tienes que quererte, creerte (como dijo Gabo) mejor que Cervantes y sentarte a contar una historia, un simple montón de palabras bien hilvanadas, cuya consideración de arte necesita de un interlocutor que acaba convirtiéndose en juez supremo.

Y tú, escribes para ser un poeta maldito o para conectar con la gente? Eso sí que es magia, eso sí que es alimento para el espíritu.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: