Alquitrán de los días

Es una neurona licuada -meteoro viscoso- la que cae sobre mi pie, falda de la montaña infinita que soy y que mira desde su cumbre coronada de nieves y siglos de segundero. Oteo en busca de plumajes libres y nieblas vírgenes para acabar viendo palpitación y reja apenas, giro mi cuello hacia abajo y veo la sombra, muerte, alquitrán de los días, un merodeo ávido de putrefacción, se estira, se estira, se estira con rumor de goma mojada. Oteo de nuevo, con un poco de desesperanza, dispuesto a la aceptación -casi súplica- del esqueleto volador, la risa adelgazada en un graznido lejano, pero no hay nada más que aproximación al abismo, nada más que la sal que brota de mis ojos dispuesta a derretir el blanco de mi alto y fugaz refugio.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: