Archive for 23 septiembre 2011

Esto se hunde

23/09/2011

Hoy, después de escuchar las noticias de la noche, me acordé de la santa madre de Manuel, que así se llama mi psicólogo, esa persona que cada semana me dice que el tic ocasional de mi ojo derecho se debe a que magnifico la realidad y no controlo mis nervios. En cuanto llegaron los deportes, apagué la radio y lo llamé para preguntarle el nombre de la mujer que lo había traído a este mundo y para decirle que no volvería a su consulta, ya que con un satélite descontrolado sobrevolando nuestras cabezas, con el probable veto de ese Nobel de la Paz llamado Obama a la propuesta de Abbás en la ONU y con la teoría de la relatividad de Einstein cuestionada, por no hablar del intento de vuelta a la censura franquista en RTVE, no me sentía con fuerzas para afrontar una realidad que no tiene nada que ver con neurosis ni movimientos oculares. Le dije “Manuel, me apeo de este mundo con una duda por cabeza y una siesta por ojos”; y él me soltó “Tranquilo, estás ofuscado, estoy ahí en menos de lo que canta un neutrino”. Insólita vida!

Anuncios

Biutiful o el CinePiel

16/09/2011

Biutiful, “como suena”, es la perfecta metáfora de la relatividad de la belleza. Se trata de la película más preciosa que he visto en años a pesar de retratar los ambientes más sórdidos por los que transita el ser humano. Biutiful es cine-piel, la misma que te va deshollando en cada plano, es metraje-entraña, la misma que voltea para que sientas el estómago ascendiendo a la garganta, es cine-arte, el mismo que los gurús de la modernidad envuelven en celofán del caro para deslumbre de snobs automatizados. Cuando la pretensión es contar una historia sin andamiajes inverosímiles, enfrentando la realidad, mirando a los ojos al espectador, dejando a éste reflexionar ante los numerosos espejos que aparecen en la película, no hay otro camino para el arte que el triunfo sin neones ni falsos Olimpos. Iñárritu lo consigue con la sencillez elaborada de los grandes narradores; no sobra nada, no falta nada. Agradeces que susurre en tu nuca, con aliento fétido, la realidad del vecino al que la ignorancia te lleva a despreciar, agradeces las llagas que horadan tu corazón, tu mente, tu alma, agradeces que te maltrate, que te escupa en los ojos, que se mee en tus sólidos y prefabricados principios, que siente a tu mesa a esa persona tan cercana y con la que nunca compartirías mantel, a la que nunca darías la espalda, a la que no intentarías comprender porque vete tú a saber sus intenciones… Agradeces -corren malos tiempos- que te haga pensar. Agradeces, una vez terminada la cinta, ser chino, negro, traficante, puta, niña, persona, espejo, emigrante, búho, cáncer, vida, muerte… sentirte parte de un Todo integrado. Y agradeces, por supuesto, que haya contado con ese monstruo interpretativo sin límites llamado Javier Bardem.

Lo que preocupa al mundo

13/09/2011

Somalia en particular y África en general se siguen muriendo de hambre, pero la Europa de los estómagos agradecidos, eclipsada por los luminosos de las Bolsas, se ha vuelto a olvidar del sufrimiento ajeno. Si Merkel habla, los mercados se tambalean, si cien mil niños mueren de hambre, este oscuro lado del mundo no siente ni un ligero cosquilleo. La única muerte que nos preocupa es la nuestra, el único plato que llenamos es el nuestro, el único dolor que nos aflige es el nuestro, el único amanecer, el nuestro, el único mañana, el nuestro, el único ombligo, el nuestro, la única mierda, la nuestra, nuestro, nuestra, nuestro, nuestro, nuestro… A ti qué te preocupa?

Foto de Dai Kurokawa, de la agencia EFE, que muestra a un niño somalí con desnutrición severa en un campo de refugiados de Kenia.Foto de Ángel Díaz, de la agencia EFE, que muestra a unos inversores pendientes de los mercados.


A %d blogueros les gusta esto: