Binta y la gran idea

Cuando la gente desea un mundo mejor, la mayoría piensa en la posibilidad de que todos los niños tengan la misma oportunidad de usar teléfono móvil o jugar a la Playstation, nadie es capaz de comprender que una tierra de pies descalzos y sonrisas compartidas pueda ser la verdadera Arcadia que perseguimos toda nuestra vida. La 2 de TVE, esa cadena de televisión imprescindible, conformada por pírricos índices de audiencia y hallazgos de incalculable valor, nos regaló la emisión de una joya de 2004 titulada “En el mundo, a cada rato”, una iniciativa de UNICEF que toma forma en cinco cortometrajes dirigidos por otros tantos directores que se atrevieron a desgarrar la realidad para mostrar la situación de la infancia en diferentes partes del mundo. La mayoría de las obras son durísimas, algunas incluso difíciles de soportar por su crudeza, pero yo quiero quedarme con la última, de título “Binta y la gran idea”, un diamante audiovisual dirigido con mano maestra por Javier Fesser y que es, en medio de la ausencia de futuro más absoluta, un canto a la esperanza en un mañana construído por las “Bintas” de este mundo.

No quiero pertenecer al estúpido mundo de los tubab; de hecho, si algún día tengo un hijo me gustaría darlo en adopción a Sabu Diatta para que consiguiera llevar a cabo su gran idea.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: