Archive for 28 julio 2011

Cuerno de África o el infierno

28/07/2011

A veces la comida se me atraganta. Es suficiente que se me pase por la cabeza el vientre hinchado de un niño, los restos humanos de una bomba en un mercado con turístico encanto oriental o el olor nauseabundo de un plató de Telecinco. No puedo evitar las convulsiones que preceden al vómito, es un asco incontenible, producto de siglos de errónea evolución humana. Ayer me volvió a ocurrir.

Estaba a punto de comerme un filete, o lo que es lo mismo, más proteínas de las que muchos niños en el mundo ingerirán en su vida, cuando en el plato, a punto de ser invadida por mi cuchillo y mi tenedor, se apareció África. No era la África negra de safaris y tribus amables portadoras de milenios de sabiduría, sino un continente pálido, exangüe, desdibujado por la crisis de los países del bienestar. A la derecha, en la zona oriental, se destacó enseguida el llamado Cuerno de África y los datos se fueron amontonando a una velocidad de vértigo en mi cabeza, ya podía sentir el sabor de la bilis en la garganta: En estos momentos, al menos 11 millones de personas de los países de la zona (Somalia, Etiopía, Kenia) necesitan asistencia humanitaria. Más de dos millones de niños sufren desnutrición.

La peor sequía en medio siglo, la subida del precio de los alimentos y la guerra en Somalia son los pilares en los que se asienta esta crisis, que no tiene solución porque los estados se hallan inmersos en unos rescates financieros destinados a que los habitantes de países europeos irresponsables puedan seguir teniendo su teléfono móvil con cámara de infinitos megapíxeles, la misma con la que podrían grabar, para subir a Youtube y compartir en Facebook, cómo los cientos de miles de somalíes que dejan su país camino de campos de refugiados masificados, abandonan los cadáveres de sus hijos en las orillas del camino. Todo sabe insoportablemente a bilis y a mí me gustaría que existiera Dios para maldecirle y para pedirle que si, por alguna estúpida ley de lógica necesaria para salvaguardar el equilibrio en el mundo, alguien se tiene que morir de hambre, que sea un banquero y no un niño. No me acusen de maniqueo, simplemente me sale de las tripas.

Sí, todo sabe insoportablemente a bilis, pero lamentarse no sirve de nada. Con muy poco podemos hacer mucho. Un euro por español supone más de 47 millones de euros:

Donativos Intermón Oxfam

Donativos UNICEF

Donativos Save the Children

Donativos Médicos sin Fronteras

Donativos Cruz Roja

Anuncios

Binta y la gran idea

12/07/2011

Cuando la gente desea un mundo mejor, la mayoría piensa en la posibilidad de que todos los niños tengan la misma oportunidad de usar teléfono móvil o jugar a la Playstation, nadie es capaz de comprender que una tierra de pies descalzos y sonrisas compartidas pueda ser la verdadera Arcadia que perseguimos toda nuestra vida. La 2 de TVE, esa cadena de televisión imprescindible, conformada por pírricos índices de audiencia y hallazgos de incalculable valor, nos regaló la emisión de una joya de 2004 titulada “En el mundo, a cada rato”, una iniciativa de UNICEF que toma forma en cinco cortometrajes dirigidos por otros tantos directores que se atrevieron a desgarrar la realidad para mostrar la situación de la infancia en diferentes partes del mundo. La mayoría de las obras son durísimas, algunas incluso difíciles de soportar por su crudeza, pero yo quiero quedarme con la última, de título “Binta y la gran idea”, un diamante audiovisual dirigido con mano maestra por Javier Fesser y que es, en medio de la ausencia de futuro más absoluta, un canto a la esperanza en un mañana construído por las “Bintas” de este mundo.

No quiero pertenecer al estúpido mundo de los tubab; de hecho, si algún día tengo un hijo me gustaría darlo en adopción a Sabu Diatta para que consiguiera llevar a cabo su gran idea.


A %d blogueros les gusta esto: