Archive for 29 marzo 2011

Algo habrá que hacer

29/03/2011

Algo habrá que hacer con esta angustia inexplicable, insulsa y culpabilizadora que algunas mañanas de resacas postFukushima, postLibia, postTele5 y premuerte continua, llegan para atenazar un pecho que late bajito para no ofender.

Algo habrá que hacer con este estado de disculpa continuada: perdón por tener miedo, perdón por llorar, perdón por ser feliz, perdón por no permitirme permitirme (y no es una errata), perdón por mi sonrisa…

Algo habrá que hacer me digo, mirando un pequeño espejo en el que me levanto y caigo, me levanto y caigo, me levanto y caigo, me levanto y finalmente sonrío. Eso debe ser la vida, definitivamente.

Anuncios

Día Mundial de la Poesía

22/03/2011

Japón, la crisis económica internacional, la crisis ética internacional, la crisis total internacional, la crisis de la crisis, Libia (y el esperpento de Gadafi y la hipocresía occidental y el túnel del mundo árabe en general), el horror, Kurtz, el horror…

No sé si corren buenos tiempos para la poesía o si ésta es más necesaria que nunca. Tampoco sé ya qué significa. Sólo que Primavera es renovación y que un poema corta cadenas y acorta la distancia que pueda mediar entre la vida de ahora y la de más allá de la oscuridad.

Me gusta la vida por lo que tiene de materia poetizable, pero últimamente las lágrimas no me dejan ver la levadura de los días.

Robin Hood que estás en los Cielos

08/03/2011

En el Día Internacional de la Mujer nos llega una noticia para la esperanza. Afecta a las mujeres en cuanto a que son uno de los grupos más castigados por la pobreza, pero atañe a las millones de personas que pasan hambre en el mundo y que son víctimas de guerras, desastres climáticos y otras calamidades evitables en muchos casos y derivadas del estúpido ritmo de vida reinante en el primer mundo, en la mayoría de las ocasiones. La Eurocámara ha aprobado hoy, con el apoyo de todos los grupos,  un informe sobre la posibilidad de aplicación de una tasa a la transacciones financieras para recaudar fondos contra la pobreza. Las organizaciones de ayuda que han llevado a cabo la puesta en marcha de esta iniciativa, la han bautizado como “Tasa Robin Hood”, y consiste en gravar con un 0,05% las operaciones financieras no minoristas tales como intercambio de acciones, bonos, derivados financieros, así como operaciones de divisas. El dinero obtenido se destinaría a planes de desarrollo en los países más castigados del planeta, que no son pocos.

Las cifras que da Intermón Oxfam, por ejemplo, producen escalofríos. Los cálculos indican que, de acuerdo con el Instituto Austriaco de Investigación Económica, aplicando la tasa, solamente en Europa, podrían ser recaudados unos 210.000 millones de euros al año. Supone una cantidad indecente de dinero teniendo en cuenta la escasa trascendencia que tendría en las economías de los países más ricos y la inyección que supondría para las regiones del llamado tercer mundo. Cifras concretas como las que aparecen en la página de Intermón nos dan una idea mucho más clara del impacto:

  • En ocho días, aplicando la tasa a escala mundial, se podría garantizar educación primaria para los 72 millones de niñas y niños que no van a la escuela
  • En tres meses y medio, en todo el mundo se recaudaría lo suficiente para cubrir el coste para la adaptación al cambio climático de los países en desarrollo.

Sin comentarios.

Recemos todos para que la medida no se quede en un mero informe y sea aprobada. Robin Hood que estás en los Cielos…

Sol

04/03/2011

Las percepciones nos moldean hasta extremos inimaginables. Hoy ha llovido y ha hecho frío, en cambio el sol me ha acompañado durante todo el día. Y no un sol de cartulina y amarillo chillón, sino un astro poderoso, vibrante y grande, como esos que calientan la brisa del atardecer en la sabana africana. Detrás de una nube siempre está el sol, detrás de una lágrima siempre está la sal que cura las heridas…

A los que me han dado la vida

01/03/2011

En mis tardes no hay paseos melancólicos por la orilla del Hudson ni traducciones inestimables del alemán ni recuerdos que se hacen carne en un cuaderno de nieve. Mis noches tampoco son mucho más espectaculares, no hay güisqui al son de risas eruditas ni malediciencias a coro en torno a los años pasados en Cambridge, y, por supuesto, las afables polémicas sobre la etimología de ciertas palabras como “verbo”, brillan por su ausencia. No hay, en mi vida en general, un sustrato fértil donde se anclen las palabras una vez salen de mi pecho; parece que viviera en barbecho desde que tengo uso de razón. Y sin embargo, doy gracias a los que me anteceden y me han dado la vida, porque lo que seré, que es mucho más de lo mejor que puedo imaginar, se lo debo a ellos. Ellos son el río Hudson, Cambridge, las tertulias literarias y el qüisqui Gran Reserva con el que brindo por vosotros y por la vida. Salud.


A %d blogueros les gusta esto: