Archive for 19 agosto 2010

Pakistán, un país de segunda

19/08/2010

Detesto los rankings, ya que, a partir del número uno suele ir una larga lista de perdedores, más aún si hablamos de países, esos entramados de fronteras rellenos de personas, ya que el futuro de millones de inocentes puede estar determinado por la posición en tal o cual lista.

La ONU acaba de declarar a la de Pakistán la peor catástrofe del mundo en la actualidad. Se dice pronto. Al ocupar la primera posición en la escala de la desolación, creí que las televisiones, radios y medios de comunicación en general, se inundarían de peticiones de ayuda para intentar minimizar el desangramiento definitivo, casi inevitable, de una región masacrada por esos estúpidos factores geopolíticos que rigen el destino de la Humanidad. De pronto, a la mente me vino Haití y a los labios una sonrisa, ya que recordé los días en que volví a creer en la solidaridad de la gente; pensé que muchas menos personas morirían (algunos morirían dos veces) en Pakistán gracias a una nueva y masiva movilización. Pero no. El país asiático no tiene nada que ver con el Caribe, ni la religión musulmana con los ritos animistas, ni el sol tropical con los rigores del lejano este. Nada tiene que ver con nada. Lo único importante es la cantidad de publicidad que se puede insertar entre un muerto y otro. Haití era carne fresca olvidada y recuperada, Pakistán es triste protagonista de la actualidad diaria, esos pobres locos que no han salido del medievo y que quizás se merezcan todo lo que les caiga. De nuevo la fe se ha desvanecido y el orden se ha revertido. Pakistán seguirá siendo un país de segunda aunque hoy ocupe el primer lugar del ranking.

Anuncios

Soñar es gratis, y fundamental

16/08/2010

Al final te será permitido un sólo pensamiento. La caótica reordenación de vivencias acumuladas por tu cerebro tiene un único fin en el verdadero fin: darte la posibilidad de recuperar el no tiempo perdido. Un hueco oscuro, de grito ahogado e infinito trote, deberá ser llenado y tú no podrás escoger otra cosa que ese sueño que ha palpitado, con latente discrección, a lo largo de tus años, agazapada sombra dibujada por un sol que no llega a calentar. Es la hora, llaman a tu puerta y tú, que de siempre has sido de naturaleza amable, quieres recibir lo desconocido con una sonrisa. Así que, una vez más sueñas y estiras tus manos para asir y sientes el volumen hollar tu piel y sonríes porque sientes y estás preparado. Y fin. Y todo comienza.

Fuego sobre fuego

12/08/2010

He vuelto, no porque una llama se extinga o porque una risa sea silenciada, he vuelto porque la rueda gira y yo sigo siendo feliz. Por eso he vuelto. Puede que mañana decida irme.


A %d blogueros les gusta esto: