Yo también me cabreo

“Estoy loco de rabia y no voy a dejar que 1.000 millones de personas pasen hambre” Al final sólo palabras. Grandes campañas , grandes actores como Jeremy Irons, grandes organizaciones como la FAO,  y mientras, eso, mil millones de personas desaparecen consumidas por la inanición. Sólo nos llaman a la pataleta. Pues yo digo que no, que hay que actuar además de cabrearse. Es necesario que nos volvamos realmente locos, lo suficientemente locos para meternos en la piel de la madre que ha perdido su visión por el hambre y la debilidad y no puede ver morir a su hijo, convertido hace tiempo en un suspiro que se desvanece. Sólo espero que el señor Irons saque lo mejor y lo peor de vosotros:

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: