Archive for 26 abril 2010

Recordatorio a pie de página

26/04/2010

La estela que queda en tu retina del paso no necesariamente rápido de una gaviota, es irrisoriamente más largo que el segundo en que la muerte te visita. La gaviota toma la dirección del mar, pero tu carne viva ya no volverá a ser bañada por la húmeda sal. No intentes llorar porque te será imposible decantarte por un motivo. Siempre puedes reír estúpidamente, como has vivido, hombre triste.

Anuncios

Capicúa

21/04/2010

Considero la vida un intervalo entre dos espejos en el que se miran un viejo y un niño, pero nadie me lo había mostrado antes como Roger Villarroya, el ganador del último Notodofilmfest por su maravilla titulada “Capicúa“. La magia de la sencillez más directa:

Un volcán a modo de recordatorio

19/04/2010

Quiero expresar mi más sincera enhorabuena al volcán islandés situado bajo el glaciar de impronunciable nombre Eyjfjallajokull, porque con el caos mundial ocasionado por su despertar nos viene a recordar la vulnerabilidad del mundo más engreído de toda la historia de la humanidad. Gracias volcán.

Especie protegida

16/04/2010

De nuevo el humor es el cuchillo que abre nuestras conciencias. Si ya en más de una ocasión he hablado de El Roto y sus magníficas viñetas, hoy me decanto por otro de los humoristas-sociólogos-destapamiserias con los que cuenta El País para su más ácida visión de la realidad. Se trata de Erlich y de nuevo sobra cualquier comentario:

Empacho de circo

14/04/2010

Corren rumores por los mentideros de Roma sobre el hastío del emperador. Ni siquiera Él, que conoce la importancia del muro que supone el fútbol ante los escándalos políticos, está seguro de que tanto partido sea bueno para la salud de un imperio. Ha consultado con su almohada de plumas de ibis la posibilidad de aprobar un decreto que prohiba los partidos de lunes a viernes, pero una moneda de cobre con su propia efigie se ha colado en su sueño y le ha amenazado de muerte: “No me obligues a matarte. ¿Con qué piensas financiar las numerosas guerras de nuestro pueblo?”. El emperador se ha levantado bañado en sudor y con unas ganas locas de asistir al partido que esa noche juega su equipo preferido, del que por cierto es propietario.


A %d blogueros les gusta esto: