Orlando Zapata Tamayo

Si pudieras levantar la cabeza, che, enseguida volverías a tu tumba, llorando y conteniendo a duras penas el vómito. No es justo cómo se truncan los sueños con la herrumbre del tiempo. Porque los días, si no se cuidan, se van agriando, van tomando un tono rancio de pasado, se convierten en un llanto continuo y mitigado, y la utopía nunca abandona su condición. Los que aún creemos en la Revolución no somos más que soñadores porque conocemos la carne corrompible del Hombre, pero aún así, fabricamos vendas urdidas con sonrisas infantiles, y nos duele un poco menos. Qué injusto, che, no disponer de tu pluma para sembrar orden en el caos. Qué injusto se ha vuelto el mundo desde que no estás, tú que creías que la cosa no podía ir a peor, que no podía ser más fluida la sangre derramada por América Latina, tú que eras la voz y la esperanza. Cuba, vírgen corrompida, se muere y el Imperio afila sus dientes hambrientos. Tú ya sabías que la Coca Cola reinaría, pero nunca pensaste en el suicidio de un sueño. Mueran los tiranos! Vivan los cronopios! Dame la mano, recemos, cada uno a su dios, por Orlando Zapata Tamayo. Recemos, cada uno a su asqueroso y malcriado dios, por la Revolución. Descansen en paz.

Etiquetas: , , , ,

2 comentarios to “Orlando Zapata Tamayo”

  1. Rayuela Says:

    Precioso texto, Rastrillo, comprometido y conmovedor hasta la médula.
    Seguro que el maestro Cortazar, esté donde esté se sentirá orgulloso de tu trabajo.

    ! Vivan los cronopios!

Responder a Rastrillo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: