Dicen que está loc@

De acuerdo que tuerce sus ojos y fabrica caballitos de mar a base de papel pintarrajeado y dedos crispados. Vale que el solo repiqueteo de su pie izquierdo ya podría haber encontrado dinosaurios franceses en el centro de la Tierra. No es menos cierto el incesante desarrollo de su mandíbula cuando intenta retener a bocados desbocados el tiempo que ve alejarse rápido e indiferente (eso le mata, que el tiempo pase a su lado y ni siquiera le mire). Es verdad que su voz se ahoga cada vez en una lágrima que casual pero no raramente pasaba por allí. Todo es cierto, pero duele sobre todo ese aislamiento provocado por el conocimiento de la verdad, por la lúcida conexión con un mundo real que no se atreve a explicar, un mundo donde el tiempo se para, sonríe, se quita su sombrero y saluda amablemente. Sólo le queda llorar. Y a nosotros, pobres enanos mentales, compadecerle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: