El hombre que camina

Cuando el hombre camina más perdido que nunca, una voz que parece llegar de un váter sucio de estación, viaja por el aire diciendo que lo importante es caminar, aunque no se sepa hacia dónde.

Siempre me ha fascinado el dinamismo insuflado por Alberto Giacometti a sus obras; el suizo logró pasar esa barrera que hay entre un simple artista y un taumaturgo dador de vida y lo consiguió a través de materiales alejados de la tibieza de la carne, como el bronce. El ejemplo perfecto siempre ha sido su escultura “El hombre que camina I”, una figura de escala humana que pasa a tu lado intuyéndote de reojo, aunque perfectamente concentrada en su destino final, un final de trayecto que quizás no conozca. Pero si hablamos de destinos más prosaicos, el de esta obra de arte es el de haberse convertido en la pieza subastada más cara de la historia, ya que un comprador anónimo ha pagado más de 74 millones de euros por la misma. La subasta, a cargo de la prestigiosa casa Sotheby´s, ha triplicado el valor dado a la obra, que era de entre 12 y 18 millones de libras.

Este hombre larguirucho y bronceado que grita “viva el arte y viva el dinero” parece querer escapar de algo que todos conocemos, porque en alguna calle oscura a todos nos han perseguido el eco de nuestros pasos indecisos.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: