Egoísmo

Algunos días uno sabe que está solo sin ni siquiera mirar atrás, porque de repente falta ese rumor de aire con olor a vieja novedad que lo envuelve todo. Sabe que puede contar con todos y con nadie, porque cada cosa de este mundo depende de un punto de vista. Sabe que nadie le impedirá llorar porque un orgullo estúpido henchirá su pecho. Y al final, lo único que no sabe es que una inconsciencia imperdonable le transmuta en egoísta.

El derecho a la tristeza se convierte para algunos en un deber.

No se olviden de Haití.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: