La decencia palestina y Gran Hermano

Hay días que incluso cuesta seguir caminando, tal es el agotamiento físico que me produce intentar entender la realidad, si es que ésta existe.

Les voy a hablar -y no se asusten- del “Haaj Hagadol“, que es el nombre hebreo del “Gran Hermano” en Israel, adonde la modernización occidental a la que siempre ha aspirado este país de contrastes llega en forma de telerrealidad (qué palabra tan contradictoria). Resulta que entre los 16 concursantes que comparten casa está Edna Kanti, nombre que poco les dirá. En cambio, si les digo que Kanti  ejerció como voluntaria en la ONG israelí “Majsom Watch“, formada por mujeres de avanzada edad que vigilan la actividad en los controles militares israelíes para informar sobre los abusos a los palestinos, intuirán que la mecha podría encenderse en cualquier momento, y así ha sido. Esta voluntaria de 55 años pronunció en el programa unas palabras que funcionaron como detonante: “Voy a los puestos militares de control y veo que miles de personas (palestinas) hacen lo que les dicen, enseñan sus documentos de identidad y levantan sus camisas, si éstos dijeran: ‘Métete tus normas por el culo, no queremos enseñar nuestros documentos de identidad y no nos vamos de los puestos de control’ y si dos millones de personas (palestinas) se levantaran, se vistieran de blanco y dijeran: ‘Vamos dónde queramos, ésta es nuestra tierra’, la ocupación acabaría”… Más claro, el agua. Pero también muy contradictorio. Por una parte considero a la señora Kanti una mujer tan valiente como para implicarse en una organización que defiende a los grandes enemigos históricos de los israelíes, pero por otra, la considero lo suficiente y estúpidamente ociosa como para sumarse a una casa llena de primates (reconozco que tengo pocos datos de la versión hebrea de Gran Hermano y que me baso en el caso español), a no ser que, en una maniobra inteligentísima, Kanti escogiera una plataforma muy vista en todo el país para llamar a la rebelión palestina. No lo sé, ya les digo que la realidad me duele, mi cerebro sufre un cortocircuito si intento meter en la misma frase el problema palestino y Gran Hermano. El caso es que el gesto falsamente democrático que la televisión israelí ha tenido, dando entrada a una mujer solidaria con este pueblo arrinconado en la miseria, les ha salido por la culata de la culata. Ahora dos líderes de la extrema derecha israelí piden que se abra un proceso contra Kanti por haber llamado “a los árabes a rebelarse contra el Estado de Israel“. Es seguro que rodarán cabezas, pero, como siempre, hacia el lado equivocado.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: