And the Oscar goes to…

Bienvenidos al circo, señores.

Buceando en la red de redes me encuentro con un artículo muy interesante que publica la revista Nature en el que se explica que un grupo de científicos de Estados Unidos ha logrado bloquear el miedo en los seres humanos a través de un método no invasivo y sin la utilización de fármacos. Esta nueva técnica trabaja sobre los mecanismos de reconsolidación de los recuerdos. Para que nos entendamos, el miedo está asociado a una sensación de peligro potencial y se reproducirá siempre que vivamos una situación parecida a la que provocó la primera reacción de rechazo;  con el tiempo, en un proceso llamado “de extinción”, los recuerdos se agazapan en la memoria pero no desaparecen, pudiendo regresar para fastidiarnos el día en cualquier momento, quizás empujados por alguna situación de estrés. Bien, los científicos crearon recuerdos de miedo en los voluntarios de este experimento provocándoles una leve descarga eléctrica a la vez que les mostraban cuadrados de distintos colores, consiguiendo así que el miedo quede condicionado a la visión de dichos cuadrados. Al día siguiente, los investigadores trabajaron en el llamado entrenamiento de extinción para desterrar el miedo y volvieron a exponer a los voluntarios a la misma imagen pero esta vez sin la desObama con el Premio Nobel de la Pazcarga eléctrica, comprobaron así que los recuerdos no quedaban agazapados, sino que eran borrados. Espero que me hayan entendido.

¿Por qué os cuento todo esto?, pues porque hoy es un día para la esperanza, ya que ahora sé que la imagen que lleva persiguiéndome todo el día, que no es otra que la de Obama recogiendo el Premio Nobel de la Paz, podrá ser borrada y con ella este miedo que me atenaza. Estoy buscando como un poseso el teléfono de la doctora Daniela Schiller y compañía para que me sometan a un entrenamiento de extinción intensivo. Necesito librar a mi cabeza de la estampa de un hombre que va a enviar a 30.000 soldados más a Afganistán recogiendo el premio a sus esfuerzos por la paz mundial. Necesito librarme de los aplausos atronadores que los académicos y el respetable en general le brindaron tras un discurso en el que emergió, como una lanza del desconcierto, la frase “en ocasiones la guerra está justificada”. Barack, hermano, (qué pasa, me encanta ser negro) eras la esperanza de todos nosotros y hoy tenías una oportunidad de oro para convertirte en el hombre que, además de la sonrisa más cautivadora, posee la mayor reserva de dignidad de este loco mundo. Sólo tenías que haber dicho “no me lo merezco, gracias”.

No, no es broma, la cabeza visible del Ejército más poderoso del mundo acaba de recoger el Premio Nobel de la Paz. ¿Qué será lo próximo?, ¿veremos a Bin Laden recoger el Oscar a los mejores efectos especiales por la película “11S”?. And the Oscar goes to…

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios to “And the Oscar goes to…”

  1. Sirena Says:

    El mundo entero está loco.
    Creo que es momento de recordarles, a ese montón de insensatos, una de las frases célebres del humanista neerlandés Erasmo de Rótterdam

    (LA PAZ MÁS DESVENTAJOSA ES MEJOR QUE LA GUERRA MÁS JUSTA)

    ¿Serán capaces de entenderlo algún día?

  2. rastrillo Says:

    Gracias Sirena, la frase de Erasmo es un ejemplo fantástico para quienes justifican del discurso de Obama con un error de traducción . Nada más lejos de la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: